ENVIO GRATIS A PARTIR DE $10.000
ENVIO GRATIS A PARTIR DE $10.000

SOFOCO - LAURA ORTIZ GÓMEZ

$1.220
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Huella Botánica - Palermo Fray Justo Santa María de Oro 1921 Horarios y días de entrega a coordinar.
    Gratis

Después de dos décadas del siglo XXI podemos decir que hay algunos patrones en los libros de cuentos que se publican de autores noveles: relatos sobre minorías; la globalización como telón de fondo (capitalismo, interculturalismo); formas claves: algún cuento en segunda persona, tiempo presente, estructuras fragmentadas; y un péndulo argumental que oscila entre la liviandad de existir y la experiencia traumática; algo de literatura de género (terror, casi siempre) y mucha del yo.

Sofoco (Concreto Editorial, 2021), primer libro de cuentos de Laura Ortiz Gómez (Bogotá, 1986), tiene algunos puntos de contacto con esta enumeración malintencionada pero, afortunadamente, solo como punto de partida. Los nueve cuentos componen un libro que se destaca por el uso de la lengua, los coqueteos con distintas estructuras y un abanico de emociones que van de la risa a la desolación, de la calentura sexual a la bronca y el rencor. Pero el hit es argumental: son las realidades latinoamericanas las que despegan al libro de una serie de tecnicismos contemporáneos.

El mejor de los cuentos es Tigre americano: panthera onca: el relato en primera persona de Milena, una niña de ocho años que acompaña a su madre a venderle coca a “ellos”, los narcos. La estrategia narrativa es un clásico: narrar desde la perspectiva de una niña facilita el extrañamiento del mundo (¿es un cuento fantástico?), evita que nombremos lo fundamental y así ganamos en suspenso, y deja servido en bandeja una segunda historia que nos distrae y es símbolo de otra cosa (la niña se hace pis y su drama personal es que la madre la abandone por tal motivo). El cuento es excelente: el ambiente asfixiante es amortiguado por la mirada inocente de Milena; la voz es verosímil; hay narcos, una selva, un jaguar, tensión hasta la última línea y un final que le abre el juego al lector. En el fondo, parece decirnos, la huella macabra que deja la guerra, el narco, la pobreza, es un hueco que agranda el de la bala, el hambre y la violación: es un agujero en la identidad.

Pero una de las características de Sofoco es que los tonos cambian: no sabemos qué esperar del próximo cuento. ¿Humor? ¿Sensualidad? ¿Odio infinito? Hay historias en cementerios que se vuelven celestiales, hay heteros que salen del placard, hay primeras pajas, brujería, viajes en el espacio/tiempo, humor negro y finales felices. Hay San Petersburgo, pueblos imaginarios y la mitad del cuento Mingus el ardiente ocurre en Buenos Aires: una postal frenética, fálica y fría, una selva de sonoridad. El libro cambia de ritmo, mete acordes más amables, hasta que pega de vuelta un volantazo final.

El último cuento, Parto de vaca, reafirma lo mejor que hace Gómez: una primera persona, esta vez cargada de odio; otra vez el campo como escenario para la violencia (estatal, en este caso); la animalización como recurso para explicarnos mejor. En el medio, la lengua coloquial, el llanto y la poesía. El final potente y cruel me hace querer más.

 

Así escribe:

Cuando dejo de llorar mi mamá me sienta frente a ella. Tiene una cara muy seria que nunca le he visto, pero que no me atemoriza. Con una voz como de profesora me dice: Milena, no le puede decir a nadie del jaguar, porque nos matan o algo peor. Yo le respondo que no tiene nada de malo tener un gato. Ella me dice que no es un gato, que es más bien como un tigre. Yo creo que vamos a poner un circo o que mi mamá es más rara de lo que pensaba. Luego me dice que ellos hacen cosas peores que matar. Sobre todo, a las mujeres. Hacen cosas tan horribles que ella no las puede contar. Ahí mi mamá se pone a llorar mucho, muchísimo. Yo le digo: No llore, mamita. Le acaricio la cara, el pelito. Le doy besos de hormiguita. Si fuera más grande me siento como un indio y la arrullo. Es una bebé a veces mi mamita. Ella insiste, que le prometa que no digo nada. Y yo que sí, que se lo juro por mi vida.

ISBN: 9789874756657

Compartir: